México y el T-MEC automotriz

El T-MEC es el nuevo tratado de libre comercio entre Canadá, EUA y México. Fue firmado en noviembre del 2019 y entró en vigor el 1de julio del 2020. Las nuevas reglas  están diseñadas para una implementación gradual a lo largo de tres años. A un año de su inicio ya comenzaron los desacuerdos y conflictos internos entre estos países.

La primer disputa ocurrió el 21 de julio del año en curso, cuando México y Canadá perfilaron un panel contra Estados Unidos; la discrepancia se origina en la acumulación de origen para que un producto exportado en la región goce de la eliminación de aranceles.

T-MEC

“Por un lado, México y Canadá afirman que si, por ejemplo, una puerta se exportó de Estados Unidos a México con un contenido regional de 80%, ese porcentaje se debe redondear a 100% (dado que ya cumplió con la regla de origen) y sumarse al contenido regional exigido para el automóvil al que esa autoparte se incorporó a fin de exportarse a la región libre de aranceles.

Por el contrario, Estados Unidos sostiene que sólo se debe añadir el valor correspondiente a ese 80% de la puerta (no el 100%) en la suma requerida para cumplir con el contenido regional total del auto exportado.” comenta El País.

Pide México se facilite el comercio de autopartes entre naciones

El conflicto se deriva desde la última junta que se realizó la semana pasada con los trabajadores de General Motors en la planta de Silao (Guanajuato). La solicitud se llevó a cabo después de que los trabajadores votaran en una consulta inédita contra del contrato colectivo negociado por la Confederación de Trabajadores de México (CTM), una de las centrales obreras más grandes del país.

La votación se hizo a partir de que EE UU presentara una denuncia de abusos a los derechos laborales ahí y a partir de una nueva disposición incluida en el T-MEC que le permite al país tener representantes laborales en México para garantizar que se cumplen las reglas del acuerdo. Como resultado, los 6.000 empleados de la planta podrán elegir un nuevo líder sindical.

“De acuerdo con la solicitud enviada el viernes a autoridades estadounidenses, y firmada por la Secretaria de Economía Tatiana Clouthier, México considera que EE UU no está utilizando la metodología correcta para calcular el origen de una “parte esencial” de un producto automotriz exportado. Clouthier ha expresado en meses recientes que la interpretación que hace EE UU es mucho más estricta de lo acordado, limitando el potencial de las partes de automotores que México pudiera exportar a EE UU. México busca, con estas consultas, llegar a un acuerdo que facilite el comercio de sus productos y el bienestar de sus empleados.” Reporta El país.

Todo se definirá en la reunión que se llevará a cabo el día 9 de septiembre.


0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *